Actualmente, todos conocemos las consecuencias del cambio climático y la contaminación a nivel mundial, es por eso que la conciencia sobre el medio ambiente ha ido aumentando progresivamente en los últimos años. Sin embargo, la evidencia apunta a que todavía hay mucho por hacer para recuperar la tierra que habitamos del daño que se ha hecho, y la sustentabilidad ha pasado de ser una preferencia personal a una necesidad.

Si tienes una parcela o piensas en adquirir una en el futuro, puedes aprovecharla para realizar algunas de estas ideas que ayudarán a tu entorno y al planeta:

  • Cultiva tu propio jardín 

Saca el máximo provecho al espacio que tienes y comienza a cultivar tus propios vegetales y hortalizas, de esta manera no solo reduces tu huella de carbono, sino que también te alimentarás de forma más saludable. Recuerda que los alimentos que compras en el mercado pasan por un proceso donde, después de ser cosechados, se transportan y almacenan antes de que puedan llegar a los estantes de un supermercado, todo este proceso genera impacto en cada etapa, y no siempre se cultiva a través de métodos sostenibles.

  • Composta tus residuos orgánicos 

Aproximadamente el 50% de la basura que llega a residuos sanitarios y vertederos son residuos orgánicos que podrían aprovecharse para generar compost, un fertilizante natural y orgánico para alimentar a las plantas de tu jardín. Esto ayudará a reducir notablemente la cantidad de basura que produce tu hogar, evita el uso de fertilizantes químicos dañinos para el medio ambiente e introduce organismos beneficiosos para el suelo. Una parcela es un lugar ideal para hacer compostajes de gran tamaño, ya que tienes suficiente espacio y puedes realizarlo en un lugar apartado de tu casa, para no sentir los olores que desprende en el proceso.

  • Optimiza el uso de energía

Si es posible, instala paneles solares para calentar el agua, utiliza ampolletas LED de alta eficiencia, y procura que tu vivienda cuente con buen aislamiento, para evitar el uso excesivo de calefacción en invierno. Si todavía no has construido tu casa, considera realizar una construcción ecológica, como materiales reciclados y naturales, instalando aislamiento en los muros y optimizando la luz solar mediante un diseño eficiente. Puedes consultar por este tipo de construcción con las empresas que cotices para la arquitectura y construcción de tu casa.

  • Apoya la economía local

Entre más locales sean los productos que compres, menor es la huella de carbono de los mismos, por eso siempre elige productos del lugar donde se encuentre tu parcela y asegúrate de que sean de temporada, de lo contrario es probable que hayan requerido el uso de mayores cantidades de energía para cultivarlos en invernaderos.

Además, apoyar la economía local potencia el crecimiento y desarrollo de la zona, lo cual también beneficiará tu calidad de vida y el acceso a mejores productos y servicios.

  •  Reduce, recicla y reutiliza

Si bien este consejos es importante tanto si vives en una ciudad, como en el campo, tener una parcela donde puedes plantar algunos de tus alimentos, compostar tus residuos y consumir productos más naturales, facilitará el proceso de generar menos basura, lo que queda es evitar comprar productos envueltos en plástico, reciclar y reutilizar, por ejemplo, fabricando “eco-ladrillos” (se rellenan botellas plásticas con otros plásticos y materiales que no pueden ser reciclados) que puedes utilizar para fabricar desde muebles, hasta construcciones como bodegas, domos, etc. En internet puedes encontrar cientos de ideas para utilizar estos eco-ladrillos.

 

Los problemas medioambientales requieren soluciones ingeniosas, y sobre todo, el compromiso de todos quienes habitamos este planeta, para cambiar nuestro estilo de vida y ayudar preservar el entorno.

Vivir en una parcela rodeada de naturaleza puede traer muchos beneficios a tu vida familiar y tu salud física y mental, por lo que es importante retribuir a la naturaleza cuidando la flora y la fauna nativa, produciendo menos basura, evitando el uso de productos químicos dañinos y cultivando un estilo de vida armonioso con el medio ambiente.